Cómo iniciar una auditoría SEO: 05 pasos

  • Home / Consejos / Cómo iniciar una…

Cómo iniciar una auditoría SEO: 05 pasos

Una de las partes más difíciles de realizar una auditoría SEO es saber por dónde empezar.

Incluso cuando se completa una auditoría, las acciones suelen tardar mucho en implementarse. De hecho, las acciones de algunas auditorías de SEO nunca se implementan en absoluto. 

Una buena auditoría SEO debe comunicar de manera efectiva una lista con prioridad de acciones y argumentaciones. Y debe establecer claramente los pasos que hay que tomar para mejorar el rendimiento en la búsqueda orgánica.

En esta guía, te guiaremos, paso a paso, a través del proceso de inicio de una auditoría.

Te enseñaremos todo lo que necesitas hacer para iniciar una auditoría de tu sitio. También a encontrar y priorizar problemas que podrían estar frenando el rendimiento de tu sitio. Y te ayudaremos a comprender los pasos que debes seguir para aumentar tu tráfico orgánico.

¿Qué es una auditoría SEO y por qué es tan importante?

Antes de profundizar, primero veamos qué es realmente una auditoría SEO y por qué es tan importante. 

En corto, una auditoría SEO es el proceso de identificar los problemas que podrían impedir el posicionamiento de tu sitio en Google y otros motores de búsqueda.

Pierdes tráfico orgánico cuando tienes problemas de rastreo e indexación. O cuando tu contenido no está a la altura de tus competidores o tienes enlaces tóxicos. Estos son algunos problemas comunes que una auditoría podría resaltar.

Ventas y competencia

Cuando estás perdiendo tráfico, eso también significa que estás perdiendo ventas. Y serán tus competidores quienes disfruten del tráfico potencial y las conversiones. 

Si existe una razón que te anime a auditar tu sitio, es saber que tus competidores podrían estar recibiendo el tráfico y las conversiones que podrías estar obteniendo tú.

Si no auditas tu sitio de forma regular, es fácil perder oportunidades de crecimiento. Puede haber problemas que surgen en una implementación de desarrollo reciente o simplemente procesos que podrías haber hecho mejor.

Algunas de las razones más comunes por las que necesitas auditar tu sitio:

  • Acabas de conseguir un nuevo cliente SEO y estás elaborando una estrategia de crecimiento.
  • Comenzaste en un nuevo puesto y, como el anterior, estás armando una estrategia.
  • Compraste un sitio web y quieres averiguar tus próximos pasos.
  • Tienes una caída en el tráfico orgánico y necesitas descubrir por qué.
  • Una parte de tu estrategia SEO actual incluye auditorías periódicas para encontrar y solucionar problemas rápidamente (recomendamos que lo hagas cada trimestre).

Las herramientas de auditoría SEO que necesitas

Nuestro objetivo es mantener las cosas simples. No necesitas una gran cantidad de herramientas para iniciar con éxito una auditoría SEO. 

A lo largo del proceso de auditoría, utilizaremos solo 4 herramientas principales:

  1. Herramienta de Auditoría del sitio de SEMrush
  2. Google Analytics
  3. Google Search Console
  4. Google PageSpeed Insights

Inicio de tu auditoría SEO

Antes de empezar a trabajar en el proceso de auditoría, primero ejecuta un rastreo de tu sitio con la herramienta de Auditoría del sitio de SEMrush. Esto te ayudará a seguir los pasos de esta guía.

Nos referiremos a la información de este informe a medida que avancemos en cada paso. Según el tamaño de tu sitio, la herramienta puede tardar un poco de tiempo en realizar la auditoría. 

  • Dirígete a la herramienta de Auditoría del sitio.
  • Haz clic en ‘Nueva Auditoría del sitio’ (en la parte superior derecha de la pantalla).
  • La herramienta te pedirá que crees un nuevo proyecto.
  • Escribe el nombre de tu dominio y el nombre del proyecto: Para iniciar, no deberías necesitar editar ninguna configuración excepto el límite de páginas revisadas. Esto depende del tamaño de tu sitio. En algunos casos, es posible que debas eliminar los parámetros de URL, omitir restricciones o permitir o rechazar ciertas URLS.
  • Inicia la auditoría de tu sitio y deja que el rastreador haga su trabajo. Volveremos a esto en breve.

También, si aún no lo has hecho, debes asegurarte de que tu sitio web esté verificado en Google Search Console. 

1. Compara tus posiciones y analiza a tus competidores

Antes de profundizar en una auditoría técnica o de on-page, debes analizar a tu competencia.

Ya sea que estés trabajando por primera vez en un sitio nuevo, o estés llevando a cabo una auditoría como parte de tu estrategia, cuanto más sepas sobre lo que están haciendo otros jugadores en el mismo espacio, mayor será tu posibilidad de éxito.

Necesitas comparar las posiciones y rendimiento de tu sitio frente a la competencia.

Puedes hacerlo todo con las herramientas de SEMrush.

Comparar las posiciones de tu sitio

Si aún no lo has hecho, debes configurar el rastreo de posición para tu sitio.

Dirígete a la herramienta de rastreo de posición y crea un nuevo proyecto.

Ahora debes crear una campaña: elige ubicación, dispositivo, motor de búsqueda e idioma. Luego escribe el nombre completo de tu empresa.

Es el momento de añadir tus palabras clave para realizar un rastreo.

Hay algunas formas de agregar palabras clave: manualmente, desde una campaña existente, ya sea de SEMrush o Google Analytics.

Una vez que hayas comenzado a rastrear, puedes ver cuáles son tus posiciones para las palabras clave que has añadido.

Analiza a tus competidores

Digita tu dominio en la herramienta de Visión general de dominio. Verás una visualización clara del mapa de posicionamiento de tu competencia, esto te ayudará a comprender cuáles son tus competidores en términos de posicionamiento orgánico. Luego puedes profundizar en el rendimiento de cada sitio.

2. Comprueba si hay versiones duplicadas de tu sitio indexadas en Google

Esta es, quizás, la verificación más básica que puedes hacer en tu sitio, pero es realmente importante asegurarte de que Google indexa solo una versión de tu web. ¿Suena confuso? 

Tu sitio podría alojarse en:

  • http://www.dominio.com
  • http://dominio.com
  • https://www.dominio.com
  • https://dominio.com

Para un usuario, hay poca diferencia aquí (con la excepción de que puedas ver la advertencia de que un sitio no es seguro en tu navegador).

Para un motor de búsqueda, estas son diferentes versiones del sitio. Tu sitio solo debe tener una única versión indexada y debes verificar si hay duplicados. Es muy fácil hacerlo.

Dirígete a Google y haz una búsqueda site:dominio.com.

Con esta búsqueda Google te mostrará las URLs de tu dominio que están indexadas.

Si ves versiones diferentes de tu sitio, entonces tienes un problema potencial que debes solucionar.

La alternativa aquí es ingresar cada versión de URL en tu navegador. Debe ser redirigido a una única versión. Si no, pon una redirección 301 en todas las versiones hacia una sola.

Debido a lo anterior, realizar una búsqueda de tu sitio es algo importante. También obtendrás rápidamente información sobre los subdominios que se utilizan. No es raro encontrar versiones duplicadas de un sitio que tiene subdominios configurados para afiliados u otras categorías similares.

3. Comprueba las URLs indexadas de tu sitio

En realidad, esta es una comprobación que puedes hacer al mismo tiempo que el paso anterior, pero merece su propia sección.

Cuando hayas realizado una búsqueda «site:dominio.com» en Google, observa la cantidad de URLs indexadas.

A veces, te sorprenderá la cantidad de páginas que Google ha indexado.

Para una tienda de comercio electrónico pregúntate ¿cuántos productos tienes en el sitio? O si tienes un sitio de generación de leads, ¿cuántas páginas y publicaciones has publicado en tu CMS?

Todo lo que estamos haciendo aquí es una comprobación rápida: ¿es el número de resultados indexados el resultado esperado?

Si no lo es, es posible que te estés enfrentando un problema con páginas de contenido duplicado o de baja calidad que debes solucionar (analizaremos esto más adelante en la auditoría).

Por ejemplo, es común que una tienda de comercio electrónico con 5000 productos tiene de repente cientos de miles de URL indexadas. La causa aquí suele ser la navegación por facetas que es indexable. 

Por otro lado, si el resultado es menor de lo esperado, es posible que tu sitio no sea rastreado o indexado correctamente. Explicaremos esto más en detalle a continuación.

4. Comprueba las acciones manuales

Si tu sitio infringe las Directrices de calidad para webmasters de Google, pueden (y ocasionalmente lo hacen) aplicar una acción manual.

Esto suele denominarse penalización manual. Significa que las posiciones de tu sitio bajarán y que no podrás posicionarte tan alto como antes hasta que se revoque la acción. Esta acción puede ser a nivel de página o de todo el sitio. 

En el peor de los casos, todo tu sitio se desindexará y perderás las posiciones para tu marca.

Puedes comprobar si tu sitio ha tenido una acción manual en Search Console. En el menú izquierdo, verás una pestaña ‘Seguridad y acciones manuales’, y dentro de ella, un enlace de acciones manuales.

Haz clic en él y te dirigirá a una página donde verás claramente el estado. 

Con suerte, verás una marca verde que muestra que no se detectan problemas.

5. Analiza la velocidad de tu sitio

La velocidad del sitio ha sido importante durante mucho tiempo. 

De hecho, en 2018, Google lanzó una actualización que introdujo la velocidad como un factor de posicionamiento móvil.

De hecho, Google acaba de anunciar que lanzará una actualización dedicada a la experiencia de la página en 2021. Esto confirma lo que muchos han sospechado durante algún tiempo: UX está más arraigado que nunca en el éxito del SEO.

Y lo que no se puede negar es que la velocidad es fundamental. 

De hecho, al observar el comportamiento de los usuarios, Google ha publicado datos para mostrar que la probabilidad de rebote aumenta significativamente cuanto más lento se carga una página.

Es más importante que nunca que tu sitio sea rápido, tanto desde la perspectiva de SEO como de UX.

Dirígete a tu informe de Auditoría del sitio de SEMrush y, en la pestaña de problemas, verás páginas lentas resaltadas en la lista de errores con las estadísticas de tiempo de carga.

También puedes ver el informe de Rendimiento desde el panel de Auditoría del sitio.

Esto resaltará cualquier problema. Luego puedes pasar a Google PageSpeed Insights para obtener recomendaciones sobre acciones específicas a tomar para conseguir mejoras.

También puedes encontrar más recomendaciones en nuestra guía sobre cómo mejorar tu puntaje de PageSpeed.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hola!

Gracias por contactarnos, por favor da un click sobre el nombre del representante para iniciar la conversación

×